Saltar al contenido
Test ADN

Apellidos árabes

Apellidos árabes

Al adentrarnos un poco en la historia, podemos evidenciar el gran dominio territorial y cultural que tuvieron los árabes. Debido a sus grandes conquistas dominaron durante ocho siglos la Península Ibérica, llamada en aquellos tiempos Hispania y renombrada por los árabes como Al-Andalus. Como consecuencia de este señorío, se dio un importante intercambio cultural entre los habitantes de esas regiones. Esta interacción, se vio reflejada en muchos aspectos tales como costumbres, gastronomía, idioma y por supuesto en los nombres y apellidos utilizados.

En este punto, resulta importante tener en cuenta que el uso de apellidos, tal cual como los conocemos hoy en día (transmisibles en la familia) comenzaron a utilizarse a partir del siglo XII, en Europa. En este sentido, se utilizaban referencias de lugares, los nombres propios de los ascendientes, entre otras añadiduras al nombre propio, para lograr la diferenciación de las personas. De esta manera, siendo que el establecimiento árabe se mantuvo por tanto tiempo, el idioma se integró hasta formar lo que los expertos denominan árabe hispánico. Por lo que no es de extrañar que muchos de los apellidos que hoy en día se nos hacen comunes o frecuentes, encuentran sus orígenes en la lengua árabe.

De lo antes señalado, podemos observar que los apellidos árabes nacen y se estructuran con las mismas fórmulas que el general de los apellidos, es decir, el apellido buscaba identificar de quien se era hijo, en el caso de los árabes se podía incluir de quien se era padre. Otra fórmula utilizada para este fin, era la de exaltar una cualidad del carácter o característica física de la persona, lo cual parece ser un denominador común en el nacimiento de los apellidos.

Apellidos árabes más comunes y su significado

Apellidos árabes más comunes

Si bien es cierto que el apellido busca identificar a una persona del resto, exaltando su ascendencia, características u oficio, también es cierto que los árabes lo hacían desde tiempos remotos de manera muy singular.

Los apellidos árabes eran componentes del nombre (aún se estructura así pero con menos antepasados): la partícula que denota la paternidad (denominado Kunya), nombre propio (Ism), genealogía (nasab) el cual se denota con la palabra Ibn para el hombre, hijo y blint para la mujer, hija, luego le seguía el apodo o título (laqab), más el linaje (nisba).

En tiempos muy lejanos podía hacerse uso de todos los componentes, pero normalmente podía escogerse uno solo, si se quería destacar de quién se es padre, por lo general se escogía construir en nombre destacando la ascendencia o la virtud o característica que se le atribuía al individuo. No obstante, nos disponemos a enunciar los apellidos árabes más comunes y su significado, sin enfocarnos en la composición de los nombres.

Abujamal

Su significado es «padre de Jamal», del árabe abu «padre de» en combinación con el nombre propio Jamal. Siguiendo la estructura antes señalada, denota la paternidad del portador con respecto a su hijo primogénito.

Al-Khatib, Al-Jatib

Dentro de los apellidos árabes, este significa el predicador o el orador.

Hamed, Hamede, Mahmoud, Mahmud

Significa loable, digno, meritorio, elogiado.

Salah

Buen estado, orden utilidad.

Fadul

De origen árabe libanés, significa bondadoso.

Tarek

También escrito Tárik, significa peñasco, roca.

Apellidos bereberes

Apellidos árabes en España

Los bereberes pertenecen al conjunto de etnias autóctonas del norte de África. Durante muchos siglos fueron uno de los pueblos más importantes del continente, siendo incluso habitantes de las Canarias. Estas etnias, son por tanto parte importante de la interacción cultural, que influenció como era de esperarse en los nombres y apellidos existentes en la región.

Apellidos españoles de origen árabe

Tal como lo comentamos al inicio, los árabes musulmanes conquistaron la península ibérica en el año 711. Lugar al que le dieron el nombre de Al-Andalus y cuya capital fue Córdoba. Su permanencia en estas tierras trajo consigo avances científicos, la introducción de nuevas especias y alimentos, el enriquecimiento de los idiomas y, por supuesto, la interacción entre religiones, costumbres y apellidos. Esta situación permaneció así durante ocho siglos.

Luego de la reconquista de los reyes católicos, el panorama cambió por completo. Finalmente, en el año 1492 el imperio árabe termina en España y los reyes católicos toman el poder. Con este hecho, muchos musulmanes fueron obligados a convertirse al catolicismo y se los llamaba moriscos.

Muchos árabes al convertirse, cambiaron sus apellidos y adquirieron nombres de flora como: Castaño, Olmo, Palma, Robles, Granados. Otros optaron por apellidos que referían el lugar de donde procedían, por ejemplo: Adsuar, Alcaraz, Alcalá, Bennasar, Bolufer.

A continuación, detallaremos algunos de estos apellodos:

Alcalá

Proviene del árabe “Al-Qal’ah” que significa el castillo, el fuerte o la fortaleza. De procedencia aragonesa, se presume que su origen es geográfico en la villa de Alcalá del Obispo, en Huesca donde pueden rastrearse su primitivo solar, presumiendo que fue de dicha población, de donde se tomó el apellido.

Almodóvar

Proviene del árabe “al-mudawar” que significa el redondo. Su origen es geográfico y refiere a lugares cuya formación geográfica es redonda.

Alfaro

Proviene del árabe “Al Faruh” que significa el faro o la atalaya, también se le asocia con la palabra “Alfara” que significa cerámica, derivándose de la palabra árabe “al-fahhar”, cuyo significado es el alfarero. Desde los tiempos del Imperio Español ha pasado a numerosos países de América, Europa y Asia.

Alcántara

Encuentra su origen en el árabe “al-qántara”, que se traduce como el puente. Existen muchas zonas geográficas con ese nombre, como por ejemplo Alcántara (Cáceres), que los árabes denominaron así por el gran puente romano que aún hoy se puede admirar.

Se cuenta, que un caballero castellano que sirvió al Rey Don Fernando II de León, durante la primera reconquista a los moros de la villa de Alcántara (Cáceres), fue el primero que se llamó Alcántara, luego que el Monarca le autorizara su uso como apellido. De igual forma, el apellido Alcántara llegó con la conquista y en la colonización de América extendiéndose a los distintos países de América desde sus inicios.

Alcaraz

Se origina del topónimo Alcaraz en la provincia de Albacete. Del árabe “al-karaz”, que significa el cerezo. Otros expertos difieren de la palabra de origen y lo relacionan al árabe “al-carraz”, significando cántaro. Según se cuenta, el primer caballero en portar este apellido fue autorizado por el Rey Alonso VIII de Castilla, luego de asistirlo en la conquista de Alcaraz. Las ramas de este apellido, se han esparcido por toda América y en diversas regiones de España destacándose en Castilla, Vizcaya y Murcia.

Medina

La palabra consigue su origen en la voz árabe “Medinat” que significa ciudad. Fue uno de los apellidos tomados por muchas familias cristianas. Existen muchas localidades con ese nombre, de manera que cuando esas ciudades eran reconquistadas, era costumbre que los caballeros adoptaran el nombre y lo añadieran a sus apellidos. Luego, con el paso del tiempo pasó a ser sólo el primer apellido. Por esta razón, es un apellido bastante frecuente en España.

Zamora

Su origen parece remontarse del árabe “Medina Zumura”, que significa ciudad esmeraldina. Este nombre se debe al verdor del paisaje donde se ubica el río Duero y a las turquesas pueden ser halladas a sus alrededores, de donde se cree varias familias tomaron como apellido, el sitio del cual eran originarios.

¿Cuántos apellidos tienen los árabes?

De la estructura de los nombres árabes que señalamos antes, podemos observar que era costumbre utilizar tantas referencias ancestrales como se recordara. No obstante, lo más común era establecer hasta tres generaciones: padre, abuelo y bisabuelo. En la actualidad, sólo se recurre a un único ascendiente, el padre. Sin embargo, en cuanto a documentos legales se trata, solo se escribe el primer nombre, nombres del padre y el abuelo paterno, con el nombre de la familia. Ejemplo: En el caso de los hombres; Mohamed Ibn (hijo de) Ahmad Ibn Mahmoud Ibn +Nombre de la familia. Para las mujeres sería, Fatima bint (hija de) Ahmad Ibn Mahmoud Ibn + Nombre de la familia. Las palabras Ibn y bint son generalmente omitidas, ésta partícula es la que denota la ascendencia (hijo de…)

¿Qué significa ‘al’ en árabe?

Como se puede evidenciar muchos apellidos árabes comienza con Al. Esta particularidad la encontramos porque, en árabe solo hay un artículo determinado, al. Ésta equivale a el, la, los y las del español, es decir a nuestros artículos determinados para el singular, plural, femenino o masculino. Ahora bien, es preciso señalar que si los apellidos fueron creados por la añadidura de alguna característica de la persona, por ejemplo: el victorioso, el grande, etc., o por el lugar de residencia el faro, el puente, ese artículo en árabe sería al, haciéndose muy común entre la formación de apellidos con ese origen.
Un punto curioso, es que podemos observar como generalmente los medios de información, suelen escribir el artículo con mayúscula, unido mediante el guión o completamente separado: Al-Hasakah, Al Hasakah. No obstante, esto no es siempre lo correcto, ya que el artículo en mayúscula se encuentra destinado para indicar un linaje.