Saltar al contenido
Test ADN

El árbol genealógico de los Reyes Católicos (y sus hijos)

Árbol genealógico de los Reyes Católicos

La importancia de los Reyes Católicos para la Edad Media y para la historia de España es indiscutible. Ambos conquistaron el Reino de Granada, su gran hazaña y la reina fue una parte imprescindible en el viaje de Cristóbal Colón a América. Su legado fue importante para los descendientes de los Reyes Católicos y por lo tanto para toda la dinastía de los futuros Reyes de España.

Durante su reinado su actividad fue incesante y los Reyes Católicos participaron en una red de alianzas matrimoniales que lograron que su nieto Carlos heredase las coronas de Castilla y de Aragón, así como otros territorios europeos, y se convirtiera en emperador del Sacro Imperio Romano. Un pasado que afectó directamente a la dinastía del Rey de España.

Isabel y Fernando se hicieron con el trono tras una larga lucha, primero contra el rey Enrique IV y luego de 1475 a 1479 en la guerra de Secesión castellana contra los partidarios de la otra pretendiente al trono, Juana. Tras ganar la guerra de Granada, los Reyes Católicos por el decreto de la Inquisición española expulsaron a los judíos de sus reinos.

Árbol genealógico de los Reyes Católicos

Escudo Reyes Católicos

Isabel la Católica se casó con Fernando el Católico y de su unión nacieron siete hijos de los que sobrevivieron cinco que fueron los siguientes:

  • La princesa Isabel de Castilla y Aragón (1470-1498) que fue Reina de Portugal.
  • El príncipe Juan de Castilla (1478-1497).
  • La infanta María de Castilla y Aragón (1482-1517) que fue Reina de Portugal.
  • La infanta Catalina de Castilla y Aragón (1485-1536) que fue Reina de Inglaterra.
  • Juana de Castilla (1479-1555) que fue Reina de Castilla-Aragón y Duquesa de Borgoña.

Isabel la Católica

Isabel I de Castilla o Isabel La Católica nació en Madrigal de las Altas Torres el 22 de abril de 1451 y fue reina de Castilla​ desde 1474 hasta 1504. Además, fue reina consorte de Sicilia desde 1469 y de Aragón desde 1479 por su matrimonio con Fernando de Aragón. También ejerció como señora de Vizcaya, territorio autónomo por entonces pero que había pasado a estar gobernado por la corona de Castilla.

El 19 de octubre de 1469 se casó con el príncipe Fernando de Aragón fueron proclamados como reyes por las Cortes de Castilla concretamente por las de Segovia. Al ser primos segundos necesitaron una bula papal de dispensa que solo consiguieron de Sixto IV. El papel de la reina fue decisivo en el descubrimiento de América al conceder apoyo a Cristóbal Colón en la aventura de la búsqueda de las Indias Occidentales.

La reina vivió 53 años, de los cuales gobernó treinta como reina de Castilla y veintiséis como reina consorte de Aragón.

Fernando el Católico

Fernando era el hijo de Juan II el Grande y de su segunda esposa Juana Enríquez. Con solo seis años recibió de su padre el título de duque de Montblanc y conde de Ribagorza con el señorío de la ciudad de Balaguer en 1458.

Después de la muerte de su hermano Carlos fue reconocido como heredero de la corona aragonesa y fue coronado en Calatayud. Además, fue nombrado lugarteniente general de Cataluña en 1462 y posteriormente rey de Sicilia.

Tras su matrimonio con Isabel, Fernando, logró tras diversas discusiones con la nobleza castellana, ser proclamado corregente de Castilla con los mismos derechos que Isabel mediante la Concordia de Segovia (1475).

Al terminar la guerra con la derrota de Juana por el Tratado de Alcaçovas, Juana renunció al trono en favor de Isabel. Ese mismo año 1479 Fernando sucedió a su padre como rey de Aragón. Pero fue en el año 1475 cuando puede fijarse la unión de ambas coronas según los términos de la Concordia de Segovia por los cuales Fernando fue nombrado rey de Castilla como Fernando V uniendo así ambas coronas. A partir de 1492, Fernando centró su actividad en la expansión aragonesa a través de Mar Mediterráneo a Italia y al Norte de África.

Hijos de los Reyes Católicos

Hijos de los Reyes Católicos

Juana la loca

Juana I de Castilla, llamada «la Loca» por una supuesta enfermedad mental, nació en Toledo el 6 de noviembre de 1479. En 1496 contrajo matrimonio con su primo tercero Felipe el Hernoso, el archiduque de Austria, con el que tuvo seis hijos. Debido a la muerte de sus hermanos Juan e Isabel y de su sobrino Miguel de la Paz se convirtió en heredera de las coronas de Castilla y de Aragón, así como en señora de Vizcaya.

A la muerte de su madre en 1504 fue proclamada reina de Castilla junto a su esposo y en 1516 pasó a ser la nominal reina de Navarra y soberana de la corona de Aragón. Pero desde 1506 no ejerció ningún poder efectivo al tenerlo su hijo Carlos. A partir de 1509 vivió encerrada en Tordesillas primero por orden de su padre y después por orden de su hijo, el rey Carlos I.

Isabel

Isabel de Aragón nació en Dueñas el 2 de octubre de 1470 y fue dos veces princesa de Asturias, infanta de Castilla y Aragón y más tarde reina consorte de Portugal.

Se concertó se concierta el matrimonio de Isabel con el príncipe heredero de Portugal Alfonso, único hijo superviviente del rey Juan II. La boda se celebró en la ciudad de Estremoz el 3 de noviembre de 1490 cuando Isabel contaba con veinte años recién cumplidos, mientras que el infante Alfonso tenía apenas 15 y lograron ser un matrimonio feliz.

El 13 de julio de 1491 el joven infante fallece a causa de una caída de caballo y sin hijos, Isabel vuelve como princesa viuda de Portugal y se instala en Sevilla, desde donde ayudará a sus padres en asuntos del reino.

En1496 accede a casarse con el ya rey Manuel I de Portugal, pero impone una condición que los judíos deben ser expulsados de Portugal. El 30 de septiembre de 1497 se casaron y el 4 de octubre de ese mismo año muere su hermano Juan, príncipe de Asturias, lo que convierte a Isabel en la heredera del trono de Castilla.

Juan

Juan de Aragón nació en Sevilla en 1478 y fue el segundo hijo de los Reyes Católicos. Ya con casi 19 años, se casó en abril de 1487 con la archiduquesa Margarita de Austria. Seis meses después de su boda, murió en Salamanca donde había llegado de camino hacia la boda de su hermana, a consecuencia de unas fiebres.

Unos meses después, su mujer Margarita dio a luz a una hija que murió en el parto. Tras estos acontecimientos, la hermana mayor de Juan, Isabel fue nombrada princesa de Asturias y de Gerona.

María

María nació en Córdoba el 29 de junio de 1482, ciudad a la que se trasladó su madre Isabel coincidiendo con el comienzo de la Guerra de Granada, estando embarazada de mellizos. La primera en nacer fue María, mientras que el segundo, nació muerto.

La muerte prematura de su hermana Isabel en 1498, casada con Manuel I de Portugal, hizo que fuera prometida al monarca recién enviudado. Uno de los requisitos para la celebración de la boda era la conversión forzosa de los judíos en Portugal al cristianismo, ya que muchos habían huido al país tras la expulsión.

Las nupcias se celebraron el 30 de octubre de 1500 continuando así con la política de sucesivas bodas entre las familias reales portuguesa y castellano-aragonesas. El matrimonio tuvo diez hijos, entre los que destacan el rey Juan II de Portugal.

Catalina

Catalina de Aragón nació en Alcalá de Henares el 16 de diciembre de 1485 y fue reina consorte de Inglaterra desde 1509 hasta 1533 como la primera esposa del rey Enrique VII. Fue la madre de María I de Inglaterra.

En 1509 contrajo matrimonio con Enrique VIII, hermano menor de Arturo con el que había estado casada, aunque el matrimonio duró muy poco debido a su fallecimiento. Durante seis meses en 1513, sirvió como regente de Inglaterra mientras Enrique VIII estaba en Francia y fue durante esta regencia que los ingleses resultaron victoriosos en la batalla de Fiodden Field.

Hacia 1525, enamorado de su amante Ana Bolena e insatisfecho con su matrimonio con Catalina, que no había producido ningún varón superviviente, Enrique VIII dejó a su hija, la futura María I de Inglaterra, como heredera. Enrique buscó la manera para anular su matrimonio y lo que desató finalmente la ruptura de Inglaterra con la Iglesia Católica.

Hasta su muerte en el Castillo de Kimboltton, Catalina seguiría refiriéndose a sí misma como la esposa legítima de Enrique y la única verdadera reina de Inglaterra.

El escudo de los Reyes Católicos

El escudo de los Reyes Católicos fue establecido en el primer acto de gobierno de los Reyes Católicos e 15 de enero de 1475 entre las disposiciones de la Concordia de Segovia. Se dispuso que las armas combinadas las llevarían con iguales y no dispondrían de armas personales diferenciadas. Tanto monta monta tanto Isabel como Fernando.

El escudo contó mientras reinaron juntos con un blasón cuartelado formado, en sus cuarteles primero y cuarto, por un contracuartelado de las armas de Castilla y León y en el segundo y tercero de Aragón y Castilla. Con el tiempo se le añadirían las armas de Granada y en el segundo las de Nápoles, Jerusalén, Hungría y Navarra.

El Águila de San Juan

En los sellos de los dos reyes, el escudo lleva por timbre una corona real abierta, como era usual en esta época para señalar la monarquía, y está sostenido por el águila de San Juan Evangelista. Esta ya había sido usada por Isabel siendo princesa y nunca aparece, reinando ambos, en las armas de Fernando solo, pues era propia de la reina que tenía gran devoción al Evangelista.